miércoles, 17 de agosto de 2016

Reporte Día 11, Guatemala en Rio 2016

Premio a la constancia para Maegli en Rio 2016
 
La imponente montaña del Pan de Azúcar, un mágico paisaje de la Ciudad Maravillosa, vio al velerista Juan Ignacio Maegli trepar hasta el octavo puesto de la clase láser estándar, la mejor actuación para la delegación guatemalteca en Rio 2016.
 
Una sonrisa plena acompañó al atleta de 28 años en su salida de la Bahía Guanabarra, tras alcanzar el desempeño más sobresaliente en su tercera participación olímpica (noveno puesto en Londres 2012 y el 33 de Pekín 2008).
 
Maegli fue el segundo mejor exponente de América, superado solamente por la leyenda de la vela brasileña, Robert Scheidt (ganador de 5 medallas olímpicas, 2 oros, 2 platas y 1 bronce).
 
El campeón panamericano en Toronto 2015, que igualó a su padre Juan Estuardo con tres apariciones olímpicas (Montreal 1976, Moscú 1980 y Los Ángeles 1984) recibirá diploma olímpico, distinción que se otorga a los atletas que se ubican entre la cuarta y octava posición.  
 
Este martes en la reanudación de la competencia por las medallas (después de la cancelación de ayer por falta de viento) la flota de 10 embarcaciones de láser tuvo un desenlace inesperado con el título olímpico para el australiano Tom Burton, seguido del croata Tonci Stipanovic y el neozelandés Sam Meech.
 
En la regata final (duró 24 minutos y con viento de 10 nudos), Maegli logró el séptimo lugar que lo encumbró octavo en la general con 117 puntos netos, uno de diferencia sobre Rutger van Schaardenburg de Holanda.
 
Durante 6 días, 11 regatas, Maegli no dio tregua en alcanzar uno de los objetivos que se propuso desde mayo cuando empezó su preparación hacia Rio, luego de superar con mucha entereza una lesión en la espalda que meses antes lo había marginado de toda actividad deportiva.
 
Desde esa fecha Maegli batalló contra viento y marea para recuperar el tiempo perdido y no descansó hasta volver a tener contacto con el agua.
 
A lo largo de la competencia en Rio, Maegli superó muchas adversidades que se le presentaron con regatas de viento fuerte. Al último día de clasificación entró en el décimo sexto puesto y fuera de zona de medal race. Pero su determinación y condiciones de hábil navegante le permitieron meterse a su segunda final olímpica. 
 
En la Marina da Gloria, Maegli fue recibido por su  novia, padre, hermanas y tíos, quienes del otro lado de la valla que separa a atletas del público, le mostraron su cariño y admiración.
 
“Me voy con un sentimiento difícil de explicar. Contento por conseguir el diploma olímpico, que fue lo que me propuse desde mi lesión. Aunque mi meta siempre ha sido estar en el podio. Mi motivación es grandísima con respecto al futuro. Me afecta el peso bajo, con viento fuerte, me toca sufrir. Tomaré un tiempo para ver como mejoro de mi espalda, necesito un tiempo para reflexionar y evaluar si cambio de bote”, admitió. 
 
“Varios de la delegación hemos hecho todo lo posible por dejar a Guatemala en alto. Me quede corto aunque no fue por falta de esfuerzo, hice todo de mi”, añadió.
 
Una dedicatoria especial dejó el atleta desde Rio: “Este octavo lugar es para Isabel Cabarrús (amiga de familia que padece leucemia y en redes sociales ha manifestado su apoyo a Maegli). Gracias por seguir con nosotros, sos un ejemplo de lucha para todos”.
 
Reseña olímpica
 
En el deporte de navegación a vela antecedieron a Maegli, Cristian Ruata (puesto 45 en la prueba de windsurfer en Atlanta 1996), su padre Juan Estuardo (19 en la clase finn en Los Ángeles 1984 y 19 en el mismo evento en Moscú 1980) y la dupla integrada por Juan Estuardo junto a Jorge Springmühl (26 en la clase 470 en Montreal 1976). Además Andrea Aldana (33 en láser radial en Londres 2012).

--
Relaciones Públicas
Comité Olímpico Guatemalteco

No hay comentarios:

Publicar un comentario